DERMATOSCOPIA DIGITAL: NUESTROS OBJETIVOS (I)

En la imagen adjunta vemos la dermatoscopia de un lunar atípico con “patrón reticulado”. Nada que ver con lo que estamos habituados a observar en un lunar a simple vista, y mucho más informativo para los dermatólogos que nos dedicamos a vigilar a pacientes con estos lunares. La digitalización de estas imágenes nos facilita su uso para detectar muy precozmente cambios potencialmente problemáticos en un lunar.
 
Acabo de regresar de la Reunión anual del Grupo Español de Dermatología Quirúrgica, Láser y Oncología Cutánea (GECIDOC) donde presenté una ponencia sobre las indicaciones y objetivos de la dermatoscopia digital, con un enfoque muy personal. Cuando hablo de este tema en Cursos y Congresos noto en muchos de los asistentes aprobación hacia mis planteamientos, a la vez que cierta frustración por la dificultad para llevarlos a cabo en su medio de trabajo. Ciertamente, yo me considero afortunado. Una de las ventajas de trabajar en este centro es el apoyo que recibo para hacerlo con los medios técnicos más adecuados para optimizar en mis pacientes el rendimiento de la dermatoscopia digital. La disponibilidad de un tiempo elevado de consulta por paciente también facilita mi tarea, tanto para hacer mapeos de sus lunares muy precisos y exhaustivos como para informar al paciente de nuestros objetivos con estos mapeos, y aclararle cualquier duda.
 
En la mencionada ponencia he tratado 3 puntos controvertidos y relevantes sobre el uso de la dermatoscopia digital: 1) a qué pacientes debemos ofrecérsela; 2) de qué lunares debemos grabar la imagen, y 3) cuáles deben ser nuestros objetivos básicos con esta técnica. En este post me detendré en el primer punto, dejo los dos siguientes para el próximo post.
 
¿A qué pacientes debemos incluir en un programa de seguimiento de sus lunares con dermatoscopia digital? Existe consenso en admitir que esta técnica es especialmente útil en pacientes con muchos lunares y/o lunares atípicos, pues su riesgo de melanoma es mayor y también lo es la dificultad para detectar en ellos un melanoma muy incipiente a simple vista. Se justifica invertir en ellos el tiempo que nos lleva su mapeo completo y el análisis de sus imágenes (45-60 minutos en pacientes con un gran número de lunares). Pero yo también tengo entre mis pacientes a muchas personas con pocos lunares y lunares no especialmente atípicos que han acudido a mi consulta tras haber sido diagnosticados de un melanoma, que podría haberse evitado o podría haberse diagnosticado más precozmente si el paciente hubiera sido mapeado antes con dermatoscopia digital. En muchos de estos pacientes hay otros factores de riesgo distintos a la abundancia de lunares para padecer melanoma: antecedentes familiares de melanoma, pelo pelirrojo en el paciente o en alguno de sus familiares, piel muy clara con antecedentes de quemaduras solares, y piel con muchas pecas y/o lentigos (“manchas”) solares que denotan facilidad para la quemadura y sobre todo dificultad para reparar el daño que les hace el sol. Mi criterio es que estos pacientes con factores de riesgo para melanoma y pocos lunares también se benefician de su seguimiento con dermatoscopia digital, haciendo énfasis en ellos en las imágenes panorámicas y en la detección de cualquier lunar nuevo que pudiera mostrar atipia elevada al ser visto con dermatoscopia. Suelo presentar en mis ponencias algunos ejemplos muy significativos de pequeños melanomas diagnosticados en pacientes con pocos lunares, gracias a que se les efectuó un mapeo preciso y exhaustivo de casi toda su superficie corporal. Estos melanomas no llaman la atención a simple vista pero sí pueden ser reconocidos con dermatoscopia, y su pronóstico es casi siempre excelente si son extirpados tan precozmente.
 
Suelo también insistir cuando hablo de este tema en que la mayoría de los pacientes que yo he atendido con melanomas gruesos y de mal pronóstico tenían pocos lunares, por lo que ni tenían una adecuada información al respecto ni se los vigilaban regularmente, lo que les lleva a acudir tarde a la consulta. Obviamente, no es ni necesario ni viable pretender mapear con dermatoscopia digital a todas las personas con pocos lunares, pero si concurren en ellas otros factores de riesgo para desarrollar melanoma sí pienso que este tipo de seguimiento puede ser beneficioso y está justificado.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

MELANOMA Y EMBARAZO: TEMA EN ESTUDIO CON NOTICIAS TRANQUILIZADORAS

LUNARES Y EMBARAZO: QUÉ VIGILAR Y CÓMO HACERLO