IV ENCUENTRO “BELLEZA SIN CIRUGÍA”: ¿ES BUENO TOMAR EL SOL?

El próximo miércoles 27 de noviembre tendrá lugar la cuarta edición del encuentro “Belleza sin cirugía”, organizado por la revista YoDona y la Clínica Dermatológica Internacional. Esta reunión es una excelente oportunidad para repasar de la mano de expertos de reconocido prestigio los avances más recientes en dermatología cosmética, así como algún otro aspecto no directamente dermatológico que influye en nuestro aspecto físico, nuestro bienestar y nuestra salud. La relación del sol con nuestra piel y nuestra salud es un clásico en este tipo de encuentros, y yo tengo el honor de acometer este tema en esta ocasión, con un enfoque polémico desde la perspectiva del dermatólogo: ¿es bueno tomar el sol?
 
Está bien establecido que la radiación solar puede provocar quemaduras en nuestra piel, favorece el envejecimiento cutáneo y puede inducir cáncer de piel. Por ello, a primera vista estaríamos tentados a responder que no es bueno tomar el sol, al menos para nuestra piel. Este ha sido el mensaje predominante en los últimos 30 años, a la vista del alarmante aumento en la incidencia de cáncer de piel observado en el último tercio del siglo XX y principios del XXI, en gran parte relacionado con los hábitos de exposición solar imperantes en una parte de la población de raza blanca de los países más desarrollados.
 
Sin embargo, el desarrollo de la vida en la tierra ha estado siempre íntimamente ligado a la radiación solar y casi todos los seres vivos han desarrollado mecanismos para aprovechar los efectos beneficiosos de la radiación ultravioleta (UV) y minimizar sus efectos perjudiciales. Entre los primeros se encuentra la síntesis de la vitamina D, que se inicia en nuestra piel en respuesta a la radiación UV-B. Entre los segundos se encuentran los mecanismos para reparar en nuestros genes las mutaciones que induce esa misma radiación UV. Cuando estos mecanismos fallan o se ven sobrepasados por un exceso de sol la piel envejece más rápido y el cáncer de piel aparece antes.
 
La piel blanca en nuestra especie es en parte una adaptación para captar más radiación UV en el hemisferio norte, alejados del ecuador, en un ambiente mucho menos soleado que las tierras africanas que fueron cuna del homo sapiens. Nuestra salud necesita sol porque necesitamos vitamina D y esa es nuestra principal fuente de esta vitamina. Sorprendentemente, en nuestro medio, alrededor de un tercio de la población muestra un déficit leve a moderado de vitamina D (lo que se conoce como “insuficiencia de vitamina D”). Recientemente esta insuficiencia de vitamina D se ha relacionado con mayor incidencia de problemas metabólicos, cardiovasculares, inmunológicos, infecciosos y tumorales, con énfasis en el cáncer de colon.
 
¿Debemos tomar más el sol o debemos tomar vitamina D? La respuesta no es fácil y tenemos que adaptarla a las condiciones y situación de cada persona. Tomar el sol de forma moderada y controlada puede ser bueno para nuestra salud y no demasiado perjudicial para nuestra piel, salvo enfermedades con fotosensibilidado riesgo elevado de cáncer de piel. El IV encuentro “Belleza sin cirugía” puede ser una magnífica ocasión para reflexionar sobre este tema y compartir con ustedes nuestras certezas y nuestras dudas, en un entorno amable y agradable. ¡Nos vemos el 27 de noviembre, si éste y otros temas de actualidad en torno a la dermatología cosmética son de su interés!
 
Si quiere ver el programa en pdf en con los horarios y las ponencias pulse aquí: Programa IV Encuentro Belleza sin Cirugía.

Si está interesado/a en asistir póngase en contacto con nosotros.


Comentarios

Entradas populares de este blog

MELANOMA Y EMBARAZO: TEMA EN ESTUDIO CON NOTICIAS TRANQUILIZADORAS

LUNARES Y EMBARAZO: QUÉ VIGILAR Y CÓMO HACERLO