MAPEOS DE LUNARES CON DERMATOSCOPIA DIGITAL: BUSCANDO CALIDAD EN PACIENTES DE RIESGO DE MELANOMA

El pequeño lunar marcado en la imagen adjunta era en realidad un pequeño melanoma que no superaba 2 mm de diámetro. La clave diagnóstica nos la comenzó a dar el apreciar a simple vista un ligero cambio en relación con la imagen panorámica archivada de este paciente. La sospecha de un posible melanoma muy incipiente se confirmó al observarlo con la cámara de dermatoscopia digital (imagen inferior) que permitía apreciar una marcada asimetría estructural, imposible de observar a simple vista. Un melanoma así, tan pequeño e in situ, se cura siempre.
 
 
 
 
El seguimiento de un paciente con un mapa de sus lunares con dermatoscopia digital tiene en mi opinión dos objetivos básicos:
 
1) Detectar con precisión y precocidad lunares nuevos con atipia elevada desde el principio.
 
2) Detectar con precisión y precocidad lunares inestables que ganen atipia.
 
Esto es importante porque entre estas lesiones es más fácil encontrar melanomas muy incipientes (diagnóstico precoz del melanoma) o lunares camino de convertirse en melanoma, extirpándolos antes de que concluya ese proceso (prevención del melanoma). La transformación de un lunar en melanoma es un proceso generalmente lento pero que suele pasar desapercibido ante nuestros ojos y no suele producir síntomas ni molestias en el lunar. Pero estos cambios problemáticos en un lunar suelen ser muy fáciles de detectar comparando imágenes del lunar archivadas con dermatoscopia digital.
 
La técnica de mapear a pacientes con dermatoscopia digital no está aún muy extendida por el tiempo elevado que consume, y en ocasiones los mapeos son tan sólo parciales, en un intento de ahorrar tiempo. Para algunos pacientes un mapeo parcial puede ser adecuado y para otros claramente insuficiente. El tiempo dedicado a cada paciente, y una buena selección e interpretación de las imágenes panorámicas y de dermatoscopia archivadas juegan un papel esencial en la rentabilidad diagnóstica de la técnica. La automatización en el proceso de adquisición de las imágenes panorámicas puede hacer el proceso más rápido, pero menos adaptado a las necesidades de cada caso. Muchos factores pueden influir en la toma inicial de las imágenes panorámicas: condiciones de iluminación de la sala, complexión del paciente, variedades en la morfología de algunas zonas anatómicas, presencia de más o menos vello, concentración de lunares atípicos en zonas concretas, etc. Un mapa automatizado (algunos equipos ofrecen ya esta opción) puede ser más fácil y rápido de hacer, pero un mapa exhaustivo y a medida de cada caso es en mi opinión más preciso y seguro, aunque consuma algo más de tiempo.
 
En mi anterior post comentaba que en un trabajo reciente publicado en la revista Dermatologic Surgery se mostraba que hasta un tercio de los melanomas diagnosticados en los últimos años tenían un diámetro igual o inferior a 6 mm. ¿Les sorprendería si les digo más del 90% de los melanomas que he diagnosticado yo durante el seguimiento de mis pacientes con dermatoscopia digital en el Instituto Madrileño de Oncología (12 años) y ahora en la Clínica Dermatológica Internacional mostraban un diámetro igual o inferior a 6 mm de diámetro? El tamaño de un melanoma visto en una primera consulta con el paciente no depende de nosotros, pero todo lo que ocurra durante su seguimiento, sí.
 
Si focalizamos nuestra atención tan sólo en los lunares más grandes y atípicos, diagnosticaremos con facilidad melanomas relativamente grandes, pero se nos podrían escapar algunos de los más pequeños y fáciles de curar. Una buena colección de imágenes panorámicas que permita apreciar con nitidez y facilidad la mayor parte de la superficie corporal es esencial de entrada. Yo trabajo actualmente en el entorno de 30-35 imágenes panorámicas archivadas por paciente y lo adapto a las necesidades que a mí me plantea cada paciente. Y un número elevado de imágenes de dermatoscopia archivadas permite que no focalicemos nuestra atención tan sólo en los lunares más grandes y atípicos. Un metaanálisis reciente publicado en el Journal of the European Academy of Dermatology and Venereology  sobre dermatoscopia digital mostraba una media de 12 lunares archivados por paciente. Yo suelo trabajar con una media de 50-60 lesiones archivadas por paciente.
 
No todos los mapeos con dermatoscopia digital son iguales, ni igualmente precisos. La detección de melanomas tan pequeños como el de las imágenes que ilustran este post no es fruto de la casualidad. Y la supervivencia de estos melanomas tan pequeños es prácticamente del 100%.


Comentarios

Entradas populares de este blog

TRATAMIENTO ADYUVANTE DEL MELANOMA (II): ¿QUÉ APORTA IPILIMUMAB?

MELANOMA Y EMBARAZO: TEMA EN ESTUDIO CON NOTICIAS TRANQUILIZADORAS