AVANCES PARA PREVENIR LA FORMACIÓN DE METÁSTASIS EN PACIENTES CON MELANOMA

Se acaba de publicar en la prestigiosa revista Journal of Clinical Oncology el informe que la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés) emite anualmente, en relación con los progresos más recientes producidos en oncología médica. He leído con atención todo el informe, buscando las referencias a mi campo de trabajo, el melanoma. No son muchas, lo que en parte puede resultar decepcionante.

Hemos de reconocer que muchos de los avances producidos en los últimos años para el tratamiento de las metástasis de melanoma han resultado tan sólo “pequeños avances” cuando se analiza el tema con cierta perspectiva temporal, aunque con una opción de curación para algunos pacientes que antes simplemente no existía. Para los afortunados pacientes que responden de forma completa y duradera a estos tratamientos el avance no es, desde luego, “pequeño”. En cualquier caso, la curación de un paciente con metástasis de melanoma sigue siendo con frecuencia un reto muy difícil de superar

El informe Clinical Cancer Advances 2015 al que hago referencia menciona la aprobación reciente por la FDA norteamericana de la combinación de dabrafenib y trametinib para melanoma metastásico con mutaciones en el gen BRAF, así como la aprobación del tratamiento inmunopotenciador con pembrolizumab, un anticuerpo frente a PD-1. A ambos tratamientos les he dedicado diferentes posts, algunos recientes, a lo largo de los dos años de vida de este blog.

El informe publicado en marzo de 2015 se extiende algo más en los resultados obtenidos con ipilimumab (un anticuerpo frente a CTLA-4 que potencia la respuesta inmune frente al melanoma), pero en este caso no para tratar las metástasis (algo para lo que ipilimumab ya fue aprobado en EEUU en 2011), sino para prevenir su aparición. Es lo que denominamos tratamiento “adyuvante”. El tratamiento se administra a pacientes de alto riesgo de presentar metástasis, pero antes de que aparezcan. Su objetivo es evitar o al menos retrasar mucho su aparición. El interferón es el único tratamiento aprobado actualmente con este fin y su eficacia es muy limitada. Los datos disponibles con ipilimumab son esperanzadores, aunque los efectos secundarios son significativos, algo que también ocurre con interferón.

Me parece interesante mencionar, al margen de este informe, un reciente estudio publicado el pasado mes de febrero en Clinical Cancer Research sobre la eficacia preliminar y la tolerancia del tratamiento adyuvante con nivolumab (anti-PD-1) combinado con una vacuna multiproteica frente al melanoma. En este caso la tolerancia parece mejor.

Asumiendo que el tratamiento de las metástasis de melanoma es un difícil reto terapéutico, se trabaja como vemos sobre la opción de prevenir o retrasar en lo posible la aparición de las metástasis en pacientes de alto riesgo. Los avances en el tratamiento adyuvante del melanoma son bienvenidos, aunque sean modestos. Pero no debemos olvidar que la manera más sencilla y eficaz de prevenir las metástasis de melanoma es y seguirá siendo, sin duda, el diagnóstico precoz de este tumor.













Comentarios

Entradas populares de este blog

MELANOMA Y EMBARAZO: TEMA EN ESTUDIO CON NOTICIAS TRANQUILIZADORAS

LUNARES Y EMBARAZO: QUÉ VIGILAR Y CÓMO HACERLO