EL ACNÉ INTENSO EN MUJERES JÓVENES PODRÍA ASOCIARSE A MAYOR RIESGO DE MELANOMA

Los estudios epidemiológicos sobre factores de riesgo para padecer cualquier cáncer deben ser siempre evaluados con cautela, porque la mayor parte de los tumores son de etiología multifactorial (y el melanoma no es una excepción), y porque con frecuencia estos estudios revelan resultados no concordantes entre sí. En cualquier caso estos estudios pueden darnos pistas sobre algunos aspectos etiopatogénicos del cáncer hasta ahora poco conocidos e información sobre grupos de población hacia los que dirigir preferentemente algunas medidas de prevención y diagnóstico precoz.

En este sentido me ha llamado la atención un estudio recientemente publicado en la prestigiosa revista norteamericana Cancer por epidemiólogos y dermatólogos de EEUU en el que detectan un aumento moderado del riesgo de padecer melanoma entre mujeres que padecieron acné intenso en su adolescencia y primera juventud. El hallazgo aparece en el contexto de un estudio más amplio efectuado sobre cerca de 100.000 mujeres a lo largo de 20 años en el que intentaban relacionar el haber padecido acné intenso con el riesgo posterior de padecer algunos cánceres para los que se supone que puede existir una influencia hormonal. Es bien conocido que unos niveles elevados de andrógenos, o una respuesta anormalmente elevada a los mismos en nuestros tejidos puede favorecer la aparición de acné, y algunos datos sugieren que eso mismo podría ocurrir con algunos tumores.

La explicación de la posible relación entre acné juvenil intenso y melanoma no está clara. Entre las hipótesis que manejan los autores mencionan la posible influencia de los andrógenos sobre la longitud y estabilidad de los telómeros, situados en los extremos de nuestros cromosomas y que tienen que ver con el envejecimiento celular y la aparición de cáncer. Aunque es cierto que en varios estudios recientes se ha relacionado la longitud de los telómeros con el número y tamaño de nuestros lunares y con la predisposición a melanoma, encajar en este escenario nuestra tendencia a padecer acné intenso y el riesgo de melanoma asociado a ello me parece aún muy especulativo.

La radiación solar suele mejorar el acné. Se podría sugerir que una tendencia a una exposición solar excesiva en adolescentes con acné intenso podría favorecer una mayor predisposición a melanoma en la edad adulta. Esta explicación me resulta plausible, aunque los autores de este estudio no presentan argumentos específicos a su favor y encuentran un argumento teóricamente en contra. El riesgo de carcinoma escamoso cutáneo, muy relacionado con la exposición solar previa, es menor en las mujeres que padecieron acné intenso. Se puede argumentar que los patrones de exposición solar que favorecen el melanoma y el carcinoma escamoso son distintos, así que lo observado en relación con un tumor no tiene necesariamente que poder ser extrapolado al otro.

Siendo prácticos, yo aconsejaría a las mujeres muy jóvenes que padezcan acné intenso que sigan los consejos de su dermatólogo respecto al tratamiento convencional de su acné y que no abusen del sol aunque encuentren que éste mejora su acné. Si se exponen al sol, que lo hagan utilizando protectores solares adecuados para pieles grasas y acneicas y siempre con cuidado de evitar quemaduras solares, que es lo que en mayor medida aumenta el riesgo posterior de melanoma (y en ocasiones empeora al propio acné). Y si presentan muchos lunares o lunares atípicos, que se los vigilen con regularidad, con la opción para facilitar esta vigilancia de recurrir a la dermatoscopia digital. Incluso si estudios posteriores confirmaran la relación entre acné intenso y melanoma no pienso que sea un problema excesivamente importante, ya que se trata de un riesgo fácilmente controlable, con información adecuada y con los procedimientos diagnósticos y de vigilancia de los lunares actualmente disponibles.


Comentarios

Entradas populares de este blog

MELANOMA Y EMBARAZO: TEMA EN ESTUDIO CON NOTICIAS TRANQUILIZADORAS

LUNARES Y EMBARAZO: QUÉ VIGILAR Y CÓMO HACERLO