viernes, 4 de marzo de 2016

LA EXPOSICIÓN SOLAR PREVIA NO MEJORA LA SUPERVIVENCIA EN PACIENTES CON MELANOMA

Está claro que la exposición solar excesiva e inadecuada, con énfasis en las quemaduras solares, aumenta la incidencia de melanoma. Sin embargo la relación entre el sol y el melanoma es compleja. Hace años algunos estudios epidemiológicos sugirieron que aunque la exposición solar favoreciera la aparición de melanoma también parecía favorecer que esos melanomas tuvieran mejor pronóstico y mayor supervivencia que los que se desarrollaban en personas poco expuestas al sol o en piel poco expuesta al sol.

Las causas de este hipotético efecto protector de la radiación ultravioleta en relación con la mortalidad por melanoma nunca han estado claras, aunque el mecanismo más frecuentemente invocado es un posible efecto antitumoral de la vitamina D, que se produce en nuestra piel en respuesta a la radiación solar.

La controversia al respecto sigue abierta. Por eso me ha llamado la atención un reciente estudio epidemiológico publicado en European Journal of Cancer Prevention que evalúa la supervivencia de 972 pacientes con melanoma en relación con su exposición previa a la luz ultravioleta. En este caso la exposición previa a luz ultravioleta no se asocia ni a un mejor pronóstico ni a una menor mortalidad. Algún otro estudio publicado en años recientes ha ido también en la misma línea.

Está claro, por tanto, que en nuestros pacientes de riesgo de melanoma debemos seguir haciendo énfasis en un uso correcto y razonable de las medidas de protección solar, con énfasis en evitar las quemaduras solares. Abusar del sol no haría más que aumentar su riesgo de melanoma y es muy improbable que contribuya a mejorar su pronóstico y disminuir su mortalidad. 

Una cuestión relacionada con este asunto, pero distinta, es si aportar suplementos orales de vitamina D podría resultar beneficioso en pacientes de riesgo de melanoma, a los que restringimos la exposición solar. Algunos científicos sugieren que sí, pero carecemos de pruebas clínicas concluyentes, y los resultados de aportar vitamina D para prevenir el cáncer de colon (otro tumor donde se ha postulado que la vitamina D ejercería un efecto antitumoral) han sido poco concluyentes hasta ahora, cuando no decepcionantes. Queda mucho trabajo experimental, clínico y epidemiológico por hacer en este campo hasta poder obtener resultados consistentes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario