miércoles, 23 de marzo de 2016

LA INMUNOTERAPIA DEL MELANOMA DESTACA ENTRE LOS AVANCES DEL AÑO FRENTE AL CÁNCER

Un año más la prestigiosa revista Journal of Clinical Oncology publica un artículo especial sobre los progresos en Oncología que van a marcar el devenir del año 2016, acompañado de una carta de la Presidenta de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), la Dra. Julie M. Vose, en la que destaca hasta qué punto la inmunoterapia está cambiando el panorama terapéutico en muchos cánceres. Y el melanoma se sitúa a la cabeza de estos magníficos avances.

Hace tan sólo 10 años la supervivencia media de los pacientes con melanoma diseminado se situaba en torno a 9 meses y muy pocos estaban vivos a los 3 años. La inmunoterapia con anticuerpos que aumentan nuestras defensas inmunológicas frente al melanoma está cambiando este panorama de forma rápida.

Los resultados de diferentes ensayos clínicos muestran que alrededor del 20% de pacientes con melanoma diseminado tratados con ipilimumab (un inhibidor de CTLA-4) están vivos a los 3 años. La cifra sube al 40% en los pacientes tratados con nivolumab o pembrolizumab (inhibidores de PD-1) y se acerca al 60% en los tratados con la combinación de ipilimumab e inhibidores de PD-1, eso sí, a costa de una mayor toxicidad. Estas cifras son espectaculares e impensables para melanoma diseminado hace tan sólo 5 a 10 años.

La meta de la curación definitiva para la mayoría de los pacientes con melanoma diseminado aún queda lejos. En muchos de estos pacientes la remisión es parcial y siguen vivos porque se ha logrado frenar la progresión de la enfermedad. Suelen mantener buena calidad de vida y mantienen altas expectativas de poder frenar de nuevo el avance de la enfermedad con tratamientos adicionales si fuera necesario. Los pacientes más afortunados quedan aparentemente libres de melanoma de forma prolongada tras el tratamiento.

El coste de estos tratamientos es muy elevado (hablamos de varios cientos de miles de euros por paciente) y su efectividad aún queda lejos del 100%. La mejor manera de vencer al melanoma sigue siendo favorecer su diagnóstico precoz. Pero es muy bueno saber que cada vez hay más esperanzas de curación o de retrasar de forma significativa la progresión del melanoma diseminado cuando el diagnóstico fue tardío y aparecen metástasis.


3 comentarios:

  1. Anónimo5/4/16

    Hola muy buen post de dermatología necesito por favor quitarme una duda tengo muchos nevus, mas de 150 y algunos ,un 10 por ciento mas o menos, atípicos me ha dicho mi dermatologo que no tengo el sindrome de nevus displasico pero tengo dudas por cosas que he leído y queria preguntar que riesgo tengo de tener una mutacion cdkn2a he tenido un melanoma in situ hace unos años en mi familia no hay personas con tanta cantidad de lunares ni con melanoma , he leido acerca de que de tener mas de uno hay un 10 o un 15 por ciento de probabilidad de tener la mutacion aunque algunas paginas hablan de mas de 2 melanomas invasivos, y he leido sobre el riesgo aumentado de otras neoplasias teniendo esa mutacion , algunas publicaciones hablan de realizar la prueba genetica aunque muchas dicen lo contrario porque solo se utilizan cientificamente y como no se sabe mucho sobre las mutaciones o como funcionan realmente no es util realizarlas a no ser como fin cientifico, podria orientarme un poco dr?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La genética del melanoma es más compleja de lo que nos gustaría a todos, y muchas de las respuestas que vamos obteniendo plantean más preguntas que aún están por resolver. La frecuencia de mutaciones en CDKN2A es muy baja en casos de melanomas esporádicos, sin otros antecedentes de melanoma en la familia, aunque tanto la frecuencia de esta mutación como el tipo de mutación varía en diferentes áreas geográficas por las diferencias genéticas entre distintas poblaciones. Eso hace que los estudios al respecto muestren a menudo resultados discordantes, y las recomendaciones derivadas de los mismos con frecuencia no son concordantes. Cuando la mutación se asocia a otros cánceres, por ejemplo de páncreas, suele haber también casos previos en la familia. Con los datos que aporta, en su caso no habría de momento una indicación clara para estudiar mutaciones en CDKN2A, pero sí para vigilarse muy bien sus lunares, algo que seguro ya está haciendo.

      Eliminar
  2. Anónimo26/7/16

    Muchas gracias por su tiempo dr Pizarro

    ResponderEliminar