CÓMO COMBINAR CREMAS SOLARES Y REPELENTES DE MOSQUITOS (I): EL PROBLEMA


En nuestro medio las picaduras de mosquito son sobre todo molestas. En amplias zonas del mundo se asocian a la transmisión de enfermedades virales o parasitarias bien conocidas, como la fiebre amarilla, el dengue, la malaria o la leishmaniasis (esta última sí se da con cierta frecuencia en la Península Ibérica). Es seguro que este próximo verano aumentará nuestra preocupación al respecto por la emergencia de dos enfermedades virales trasmisibles por picaduras de mosquito: chikungunya y Zika.

La fiebre chikungunya, tal y como se recoge en la nota de la OMS al respecto, cursa con fiebre de aparición súbita generalmente acompañada de llamativos dolores articulares junto a otros síntomas poco específicos (cansancio, dolores musculares, dolor de cabeza, nauseas, erupción cutánea). Los casos iniciales se descubrieron en África, y posteriormente se ha extendido por Asia y América. Recientemente se han descrito también casos en países del sur europeo. El tratamiento es sólo sintomático y la mayoría de los pacientes se recuperan en pocas semanas sin secuelas. En ocasiones los dolores articulares son persistentes. En pacientes debilitados pueden surgir complicaciones (algo común a muchas otras enfermedades virales, como la gripe).

La enfermedad por el virus de Zika plantea un problema más serio y ha sido declarada como emergencia internacional sanitaria por la OMS el 1 de febrero de 2016. Esta enfermedad se identificó en África en 1947 y actualmente está presente en América (de forma más notable en Brasil), Asia y el Pacífico. Tras varios días de incubación aparece fiebre, erupción cutánea, cefalea, cansancio, conjuntivitis, dolores musculares y/o articulares. En la mayoría de casos el cuadro suele ser leve y autolimitado. El tratamiento es sólo sintomático. El problema es que se han descrito algunos casos de complicaciones neurológicas serias (síndrome de Guillain-Barré) y hay ya pocas dudas de que la infección especialmente en el primer trimestre del embarazo puede asociarse a microcefalia y alteraciones del desarrollo neurológico en el recién nacido. La amplia distribución de los mosquitos que transmiten este virus y los desplazamientos por amplias zonas del globo de personas potencialmente infectadas y de objetos que pudieran contener mosquitos transmisores obligan a considerar un escenario en el que es probable que aparezcan casos importados en zonas aún libres de la enfermedad (en España ya se han comunicado más de 100 casos, todos ellos importados, y varios casos asociados a microcefalia neonatal). Es probable que más tarde aparezcan algunos casos autóctonos. El escenario epidemiológico se complica aún más por la posibilidad de su transmisión vía relaciones sexuales.

Tanto el virus de la fiebre chikungunya como el virus de Zika se transmiten por la picadura de mosquitos, en particular Aedes aegypti (habitual en zonas tropicales y subtropicales) y Aedes albopictus (mosquito tigre), que también está presente en ambientes templados y se sabe que está bien asentado por ejemplo en el litoral mediterráneo de la Península Ibérica. Aprovecha para su reproducción zonas o recipientes donde se acumula agua, por ejemplo en maceteros y en neumáticos abandonados.

Durante nuestras vacaciones es fácil que nos encontremos en ambientes y situaciones de riesgo tanto de sufrir quemaduras solares como de sufrir picaduras de mosquitos. Y dado el problema que la transmisión de estas enfermedades plantea es probable que este verano recurramos más al uso de repelentes de mosquitos (casi obligado si uno viaja a zonas donde estas enfermedades tienen ya una alta prevalencia). Conviene por ello saber que el uso de algunos repelentes de mosquitos puede disminuir la efectividad de las cremas de protección solar y en raras ocasiones pueden asociarse a reacciones de fotosensibilidad

En el siguiente post mencionaré algunas de las estrategias básicas que recomienda la OMS para reducir el riesgo de picaduras de mosquitos y cómo debemos de adaptar estas medidas a las situaciones donde además la exposición solar sea importante y debamos protegernos también frente a las quemaduras solares.


Comentarios

Entradas populares de este blog

TRATAMIENTO ADYUVANTE DEL MELANOMA (II): ¿QUÉ APORTA IPILIMUMAB?

MELANOMA Y EMBARAZO: TEMA EN ESTUDIO CON NOTICIAS TRANQUILIZADORAS