LA IMPORTANCIA DE ELEGIR UN BUEN PROTECTOR SOLAR

Aunque los fotoprotectores tópicos (popularmente conocidos como "cremas solares") formen parte del amplio grupo de productos dermoscosméticos de uso tópico, sus objetivos van mucho más allá de meros fines cosméticos. Aunque es cierto que a largo plazo "la mejor crema de belleza es un buen protector solar", los fotoprotectores tópicos se usan en dermatología con múltiples objetivos de obvia importancia médica (por ejemplo: evitar quemaduras solares, reducir el riesgo de cáncer de piel a largo plazo y evitar brotes de lesiones en enfermedades que cursan con fotosensibilidad, como el lupus eritematoso).

Todo esto acerca a los fotoprotectores a las funciones que le pedimos a un auténtico medicamento, y por la importancia de estas funciones debemos pedirles la calidad y eficacia que le pedimos a los medicamentos. Sin duda nuestra piel nos lo agradecerá a largo plazo. 

A la hora de elegir una marca concreta de fotoprotectores yo me fijaría al menos en los siguientes 5 puntos.

1. Que incorpore agentes protectores frente a radiación ultravioleta A y B.

2. Que ofrezca productos con índice de protección frente a UVB entre 20 y 50 (para muchas personas y en muchas circunstancias una protección inferior a 20 sería claramente insuficiente). 

3. Que ofrezca el producto en una amplia gama de presentaciones, pudiendo así elegir los que mejor se adecúen a nuestro tipo de piel, a nuestra edad y a la zona en donde se va a aplicar (por ejemplo, emulsión de bajo contenido graso para la piel facial adolescente con tendencia acneica, spray para zonas amplias y en piel con algo de vello ya que se extiende mejor, etc.).

4. Que ofrezca la opción de fotoprotectores de tipo físico (con micropartículas de óxido de zinc y dióxido de titanio) cuando los fotoprotectores de tipo químico no estén indicados o no se toleren (pieles de niños, pieles alérgicas a fotoprotectores de tipo químico, etc.).

5. Que informen en el envase o en un folleto adjunto sobre la manera de aplicar el fotoprotector para acercarse a la cantidad de 2 mg/cm2, que es la que nos permite alcanzar el índice de protección que marca el envase (casi siempre nos quedamos algo por debajo de esta cantidad en el uso habitual del producto, pero si estamos muy por debajo de ella la protección real en nuestra piel será muy inferior a la que marca el envase).

Hay muchos fotoprotectores tópicos disponibles, en puntos de venta muy diversos y con una amplia gama de calidades y precios. Aunque la calidad e idoneidad de un producto concreto no siempre es obvia para el usuario, sí puede ser importante para su piel. Los dermatólogos y los farmacéuticos son los profesionales que mejor pueden orientarnos sobre qué producto elegir y cómo emplearlo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

TRATAMIENTO ADYUVANTE DEL MELANOMA (II): ¿QUÉ APORTA IPILIMUMAB?

MELANOMA Y EMBARAZO: TEMA EN ESTUDIO CON NOTICIAS TRANQUILIZADORAS