lunes, 12 de septiembre de 2016

EL MELANOMA AUMENTA SU INCIDENCIA CUANDO OTROS TUMORES YA DISMINUYEN: ¿POR QUÉ?

En algunos tumores como cáncer de colon, mama, próstata o pulmón se ha empezado a ver una tendencia hacia la estabilización en su incidencia, e incluso hacia su disminución. Los datos procedentes de EEUU y publicados en CA: A Cancer Journal for Clinicians son muy claros al respecto. 

Esto en parte es debido a que conocemos mejor algunos factores de riesgo y poco a poco se van evitando o reduciendo como consecuencia de la educación sanitaria de la población al respecto. Un caso paradigmático es la relación entre tabaco y cáncer de pulmón. En otros casos el descenso en la incidencia del cáncer puede ser debido a que hemos aprendido a reconocer y extirpar precozmente algunas lesiones precancerosas. El caso más obvio quizás sean los pólipos del colon, cuya detección y eliminación mediante colonoscopia está reduciendo la incidencia y mortalidad por cáncer de colon.

En melanoma deberíamos seguir una dinámica parecida pues conocemos bien unos de sus principales factores de riesgo, las quemaduras solares (que son fácilmente evitables) y por otra parte no es difícil detectar y extirpar a algunos de sus precursores (lunares atípicos e inestables cuando ganan atipia, fáciles de detectar con dermatoscopia digital). Sin embargo, la realidad contradice estas expectativas positivas, y la incidencia de melanoma no para de aumentar, como también se refleja en las estadísticas norteamericanas que antes mencioné.

Un estudio reciente publicado en Journal of Investigative Dermatology indica que el melanoma seguirá aumentando en muchas zonas del globo en torno al 3% anual. En EEUU por ejemplo se diagnostican cada año unos 80.000 casos nuevos de melanoma invasor, y para 2030 se calcula que serán unos 116.000 casos anuales. Las cifras en España son menores en consonancia con nuestra menor población (en torno a 4.500 casos nuevos cada año) pero la tendencia es igualmente creciente de momento. El aumento de la esperanza de vida en nuestra población es un importante factor en ello. Los hábitos inadecuados de exposición solar en nuestra juventud condicionan nuestro riesgo de melanoma, pero la mayoría de melanomas aparecerán mucho más tarde, y por ello su incidencia aumenta con la edad.

Los programas de educación sanitaria y medicina preventiva deben tener en cuenta estos datos para intentar reducir los costes sanitarios y en vidas humanas derivados del aumento de melanoma en los próximos años. Sin duda la dermatoscopia digital puede alcanzar y mejorar sobre el melanoma los resultados que la colonoscopia ha alcanzado en cáncer de colon. Pero mientras que la colonoscopia es una técnica bien conocida por todos y de uso ya muy extendido, la dermatoscopia digital sigue siendo una técnica poco conocida e infrautilizada. Tenemos un amplio margen de mejora por delante para los próximos años.


2 comentarios:

  1. Anónimo15/9/16

    Doctor usted sostiene que un diagnostico precoz es fundamental, cada cuanto recomendaria usted realizarse una dermatoscopia digital? ( tengo un numero alto de lunares y madre pelirroja)
    gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la mayoría de mis pacientes les acosejo una revisión exhaustiva anual de sus lunares con dermatoscopia digital, aunque acompaño esto de unos consejos que entrego por escrito sobre medidas de autovigilancia, y facilito una cita inmediata si en el intervalo entre una revisión completa y la siguiente el paciente observa o nota algo raro en algún lunar. También intercalo revisiones puntuales de algunos lunares concretos algo más atípicos o inestables cada 3-4 meses en casos seleccionados. Las revisiones completas anuales a veces las hago cada 6-9 meses en casos de riesgo particularmente elevado o de alta dificultad de vigilancia. Esta estrategia nos ha ofrecido en los 16 años que llevo empleándola una alta seguridad con nula mortalidad por melanoma entre los casos diagnosticados durante nuestro seguimiento.

      Eliminar