CAMBIOS EN LA ESTADIFICACIÓN Y MANEJO DE LOS MELANOMAS FINOS (II): ESPESOR y MITOSIS


En mi anterior post explicaba en lo que consiste la clasificación del American Joint Committee on Cancer (AJCC) para la estadificación de tumores, incluyendo al melanoma. Según su estadio al diagnóstico esta clasificación nos ofrece información sobre su pronóstico y manejo.

Por ejemplo: el pronóstico de un melanoma fino en estadio 1A es algo mejor que en estadio 1B. A los melanomas en estadio 1A no se les ofrece la biopsia del ganglio centinela tras su extirpación porque la posibilidad de que ese ganglio linfático esté afectado por micrometástasis es menor del 5%. Sin embargo, en los melanomas en estadio 1B se sitúa en torno al 10%, incluso algo superior en algunas series, y a estos pacientes sí se les suele ofrecer esta técnica, que implica una intervención quirúrgica de mayor complejidad, generalmente con anestesia general.

En la 7ª edición de la clasificación AJCC vigente hasta el pasado mes de diciembre situábamos como melanoma fino en estadio 1B a aquellos melanomas con espesor entre 1-2 mm, o bien a aquellos que estando por debajo de 1 mm de espesor mostraran ulceración y/o mitosis (células dividiéndose detectadas con el microscopio).  En la 8ª edición dela clasificación AJCC., vigente desde enero de este año, hay dos importantes cambios:

a) Se considera estadio 1B a partir de 0.8 mm de espesor.
b) Las mitosis desaparecen como criterio para pasar de estadio 1A a estadio 1B.

Dado que muchos de los melanomas que se extirpan actualmente son finos, estos cambios pueden afectar al manejo de bastantes pacientes. Por ejemplo, como indicaba en mi post anterior, a un melanoma con espesor de 0.7 mm con mitosis se le habría propuesto realizar biopsia del ganglio centinela hasta diciembre del pasado año, pero no se la recomendaríamos hoy, al quedarse como estadio 1A. Y a un melanoma de 0.9 mm de espesor sin mitosis no se le habría propuesto esta opción en los últimos años (estadio 1A), pero sí se le propondría hoy, al reclasificarse como estadio 1B.

Todos debemos ser conscientes del carácter orientativo de esta clasificación y de las guías sobre manejo de pacientes con melanoma que toman como base la clasificación AJCC. La disponibilidad de nuevos y mejores datos epidemiológicos y estadísticos, y los propios cambios y mejoras en las técnicas de diagnóstico y tratamiento, obligan a que periódicamente la clasificación AJCC sufra modificaciones y adaptaciones para optimizar el manejo de los pacientes. En los momentos de cambio es fácil que un paciente solicite opiniones a diversos especialistas y se encuentre con discrepancias que le pueden generar dudas y cierta intranquilidad.

Otro cambio en la clasificación AJCC es que si a un melanoma en estadio clínico  1B fino (0.8 a 1 mm de espesor) y no ulcerado se le efectúa la biopsia del ganglio centinela y resulta negativa pasaría a ser reclasificado como estadio 1A anatomopatológico. Esta y algunas otras características de la nueva edición de AJCC pueden generar algunos equívocos incluso entre los propios profesionales.

De momento, algún estudio ya sugiere que la nueva clasificación AJCC para melanoma y algunas de las guías basadas en ella van a generar un mayor número de biopsias del ganglio centinela entre melanomas finos. Con seguridad esto va a provocar cierta polémica, a la vista del nulo beneficio de esta técnica sobre la supervivencia final de los pacientes. Aunque esto no excluye algunas ventajas de realizarla cuando está bien indicada. A esta cuestión le dedicaré algún post próximamente.


Comentarios

Entradas populares de este blog

LUNAR O MELANOMA: ¿QUÉ OCURRE CUANDO LO QUE BUSCAN PACIENTES Y EPIDEMIÓLOGOS NO COINCIDE?

TENER MUCHOS LUNARES SERÍA UNA VENTAJA SI ADEMÁS DESARROLLAS UN MELANOMA

CAMBIOS EN LA ESTADIFICACIÓN Y MANEJO DE LOS MELANOMAS FINOS (I): LA CLASIFICACIÓN AJCC