TRATAMIENTO DEL MELANOMA: COSTES Y EFICACIA EN EL MUNDO REAL


A menudo hablamos de la eficacia de los tratamientos oncológicos basándonos en los resultados de los ensayos clínicos, que son imprescindibles para la puesta a punto de nuevos tratamientos y para establecer su eficacia y sus efectos secundarios. Y no es que los datos derivados de los ensayos clínicos no sean “reales”, pero las cosas fuera de los ensayos clínicos suelen transcurrir de otra manera, generalmente algo (y a veces, bastante) peor. Así que de vez en cuando, al hablar sobre el tratamiento del cáncer (en mi caso, al hablar sobre el tratamiento del melanoma), conviene pararse un momento, salir del ámbito de los ensayos clínicos y ver qué está pasando en las condiciones habituales de uso de estos nuevos tratamientos.

Es lo que han hecho un amplio grupo de dermatólogos y epidemiólogos en Francia, y lo acaban de publicar en el European Journal of Cancer.  Hay dos cosas que me han llamado la atención en este estudio. Por una parte, el enorme aumento del coste del manejo del melanoma diseminado experimentado en los últimos 15 años, que actualmente se sitúa en torno a 270.000 euros de media por paciente, y que como ocurre con el coste de otros procesos oncológicos supone una amenaza real para la sostenibilidad de los sistemas sanitarios, tanto públicos como privados.  Por otra parte, el modesto aumento de supervivencia, pasando de una media de 9 meses a otra de 24 meses. Para la mayoría de los pacientes con melanoma diseminado este proceso sigue amenazando su vida, aunque la amenaza ya no es a tan corto plazo. Y es cierto que hay opciones reales de curación impensables hace 15 años, pero que de momento sólo se alcanza en una minoría de pacientes (aunque esta minoría, lentamente, se va ampliando, y algún día será mayoría).

La realidad es que los brillantes resultados observados en algunos ensayos clínicos no se reproducen en condiciones reales de uso. En los ensayos clínicos los pacientes son seleccionados de forma meticulosa y se buscan a priori candidatos especialmente predispuestos a beneficiarse de los nuevos tratamientos con razonable tolerancia a sus previsibles efectos secundarios. Es necesario para homogeneizar la población a estudio, para alcanzar más fácilmente resultados con significación estadística y para poder interpretar esos resultados correctamente. Los costes, obviamente, los cubre la industria farmacéutica. Y los protocolos diagnósticos, terapéuticos y de evaluación de resultados son cuidadosamente seguidos, sin reparar apenas en gastos. En condiciones reales de uso, las cosas nunca son así. Y los datos del mencionado estudio francés indican, fríamente, que para la mayoría de los pacientes actuales con melanoma diseminado la supervivencia se sitúa en torno a 24 meses, y que cada uno de esos meses ha costado más de 10.000 euros, al paciente, al seguro privado del paciente a al sistema sanitario público. La mayoría de esos pacientes finalmente sucumbirán a su melanoma diseminado.

A veces, oyendo o leyendo los titulares de las noticias de salud en los medios de comunicación tradicionales o en las redes sociales uno tiene la impresión de que la batalla contra muchos cánceres está prácticamente ganada. No es así en “el mundo real” aunque lo sea en el virtual. Y reconozco que no es fácil en este punto moverse entre la necesaria y deseable transmisión de optimismo y esperanza para los pacientes, y la simple literatura fantástica, más propia de los cuentos infantiles.

Echar un vistazo a la realidad tal cuál es en el campo del tratamiento del melanoma diseminado nos recuerda la importancia de invertir tiempo y recursos en la prevención y en el diagnóstico precoz del melanoma. Que también puede resultar costoso para el paciente, para su seguro privado o para el sistema sanitario público, pero con un coste incomparablemente inferior al del tratamiento de cualquier paciente con melanoma diseminado, y con una eficacia incontestablemente superior para salvar vidas. Porque cuando el melanoma se detecta y diagnostica cuando es pequeño y sobre todo fino, su supervivencia se acerca al 100%. Y no sólo en el mundo virtual, también en el real.


Comentarios

Entradas populares de este blog

LUNAR O MELANOMA: ¿QUÉ OCURRE CUANDO LO QUE BUSCAN PACIENTES Y EPIDEMIÓLOGOS NO COINCIDE?

TENER MUCHOS LUNARES SERÍA UNA VENTAJA SI ADEMÁS DESARROLLAS UN MELANOMA