PREVENCIÓN DEL MELANOMA: HUIR DEL ALARMISMO


El próximo jueves 25 de abril daré una charla titulada ¿Por qué vigilar los lunares y cómo hacerlo?, dentro del programa “Escuela de la Piel” de la Clínica Dermatológica Internacional, una magnífica iniciativa de divulgación y educación sanitaria dentro de la esfera de la dermatología, dirigida hacia el público general. Y a lo largo de la primavera y principios del verano suelen desarrollarse muchas otras iniciativas desde diferentes ámbitos y en todo tipo de medios de comunicación y en redes sociales para concienciar a la población sobre los riesgos del sol y la importancia del diagnóstico precoz del melanoma. ¿Hay riesgo de alarmar en exceso a la población al respecto?

En 1999 se publicó un curioso estudio en el British Journal of Dermatology.  Aunque han pasado ya 20 años, yo no lo he olvidado. En ese trabajo, realizado por dermatólogos franceses, se remitieron a 900 personas mensajes relativos a los riesgos del sol y a la importancia del diagnóstico precoz del cáncer de piel, elaborados de forma que el mensaje resultara o gracioso, o alarmista, o neutro. Observaron que el mensaje de tono más alarmista era leído por menos personas y el de tono humorístico impactaba menos en los lectores. La mejor opción resultó ser el mensaje neutro, más aséptico. No tengo muy claro que los expertos actuales en publicidad y redes sociales apostaran hoy por esta opción, pero en aquel estudio el mensaje neutro resultó ser el más leído y el mejor recordado por los receptores del mismo.

La realidad es que en los últimos años asistimos a campañas de todo tipo relacionadas con el cáncer de piel en las que a menudo se ofrecen cifras y mensajes tremendistas. Y observamos cómo algunas personas llevan el asunto de la protección solar a límites absurdos que incluso pueden ser potencialmente perjudiciales para su salud general. Y otras viven el problema de la vigilancia de sus lunares con enorme ansiedad. Sin embargo, y esto es lo más importante, la incidencia de melanoma sigue aumentando y la mortalidad por melanoma no se reduce. Algo falla. Da la impresión de que nuestros mensajes no impactan en quienes más deberían de hacerlo, y no parece que el alarmismo que con frecuencia acompaña a estos mensajes esté ayudando mucho.

Conviene por ello que maticemos nuestros mensajes y situemos el problema del cáncer de piel (en particular, el melanoma) en sus justos términos. Yo lo resumiría en 3 puntos:

1. Aunque el melanoma ha aumentado su incidencia notablemente en las últimas décadas, sigue siendo un tumor infrecuente. Exagerar su incidencia en nuestros mensajes puede hacer que muchos receptores de los mismos no lo verifiquen así en su entorno, piensen que exageramos y acaben por no hacernos caso.

2. Aunque un melanoma diagnosticado tarde supone una amenaza real para nuestra vida, diagnosticarlo pronto no es difícil y de hecho la mortalidad por melanoma se sitúa en torno al 10-15% de los casos, aunque la mayoría de estos pacientes no estuvieran sometidos a un programa de vigilancia específico y orientado al diagnóstico precoz. Es cierto que en los pacientes de riesgo vigilados periódicamente con dermatoscopia digital la mortalidad se acerca a cero, es excepcional, ya que el diagnóstico muy precoz es la regla. Pero en pacientes de menor riesgo (la mayoría) unas sencillas maniobras periódicas de autovigilancia nos permitirían alcanzar un resultado parecido y la mortalidad por melanoma podría ser igualmente excepcional.

3. Las quemaduras solares aumentan claramente el riesgo de desarrollar melanoma años después, son fáciles de evitar y debemos evitarlas. Pero una exposición solar moderada no incrementa de forma significativa ese riesgo en la población general y puede ser beneficiosa, directa o indirectamente, para nuestra salud.

Obviamente, algunos de estos mensajes básicos y orientados a la población general, de bajo riesgo de melanoma, deben ser matizados cuando se los transmitimos en nuestra consulta a pacientes de alto riesgo de melanoma o de otras formas de cáncer de piel. Pero siempre intentando no alarmar. Se trata de vencer al melanoma, no de provocar pesadillas ni de saturar las consultas de los psicólogos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

LUNAR O MELANOMA: ¿QUÉ OCURRE CUANDO LO QUE BUSCAN PACIENTES Y EPIDEMIÓLOGOS NO COINCIDE?

Condiciones de acceso y uso al blog