LUNARES ELEVADOS: LA INFRECUENTE POSIBILIDAD DE UN MELANOMA NODULAR




Nunca es buena noticia que a uno le diagnostiquen un melanoma. Pero a menudo no es tan mala. Cuando se extirpa un melanoma con espesor inferior a 1 mm la supervivencia se sitúa en torno al 90-95%. Para un melanoma con espesor inferior a 0.5 mm no ulcerado y sin mitosis la supervivencia está próxima al 100%. En un melanoma in situ es del 100%. Y en pacientes de riesgo vigilados regularmente por sus lunares, más aún si se hace con dermatoscopia digital, la inmensa mayoría de los melanomas se diagnostican en estas fases, con excelente pronóstico como vemos.

¿Es muy prolongada esta fase inicial en el desarrollo de un melanoma? Uno estaría tentado a contestar que no, dada la mala fama que tiene este tumor y su agresividad cuando se diagnostica tarde. Pero la experiencia y los estudios epidemiológicos al respecto nos llevan a responder que sí. En sus fases iniciales, la mayoría de melanomas crecen y profundizan muy despacio. Tan despacio que es fácil que uno no se dé cuenta de que ya tiene un melanoma (para eso está la dermatoscopia, entre otras cosas). Un melanoma puede tardar varios años en alcanzar  1 mm de espesor y un diámetro superior a 1 cm. Es verdad que a partir de ahí, sobre todo en relación con su espesor, las cosas se tuercen, su desarrollo empieza a acelerarse y la supervivencia claramente disminuye, por la mayor probabilidad de producir metástasis.

Insisto una vez más en todo esto para que nadie se angustie si le tocara ahora una revisión de sus lunares y ésta deba posponerse en varios meses. En la inmensa mayoría de los casos ese retraso no tendrá ninguna repercusión grave en su salud, o bien porque no tendrá ningún melanoma, o bien porque si lo tuviera el margen temporal para su diagnóstico precoz es, como hemos visto, amplio. Pero hay una excepción que conviene conocer: el melanoma nodular.

El melanoma nodular no es aplanado, es elevado. Si paso el dedo por encima con los ojos cerrados, claramente noto su presencia. La elevación puede ser global o focal, si ha surgido en este último caso sobre un lunar previo grande o sobre otra variante de melanoma inicialmente aplanada (en este último caso hablaríamos más bien de la fase de crecimiento vertical en otro tipo de melanoma, pero eso para nosotros ahora es irrelevante). Se asume que muchos melanomas nodulares son de novo (yo discrepo algo en este punto, ya lo traté en algún post hace meses), y por ello muchos melanomas nodulares se nos aparecen como un lunar globalmente elevado y de contornos a menudo regulares y bien definidos.

IMPORTANTE: muchísimos lunares (técnicamente de tipo dérmico) son también elevados, tienen también los bordes bastante regulares y bien definidos, y son absolutamente benignos (de hecho, son la forma de lunar con menor tendencia a derivar en un melanoma). ¿Cuándo debemos pensar entonces que un lunar elevado podría ser un melanoma nodular? Debemos fijarnos esencialmente en dos detalles: su evolución y su color.

El melanoma nodular suele ser una lesión de aparición reciente y/o con cambios recientes, y de crecimiento rápido. Un lunar así en la edad adulta siempre debe ponernos en guardia. Y esto automáticamente descarta como problema a la mayoría de nuestros lunares elevados, que a pesar de su aspecto frecuentemente “nodular” ni son de aparición reciente, ni cambian ni crecen rápidamente. Al contrario, solemos decir, y con cierta razón, que están así “de toda la vida”. En realidad sí pueden crecer y cambiar a lo largo del tiempo, pero a un ritmo tan lento que nos resulta casi imperceptible en la práctica.

Otra clave nos la da el color. Los lunares elevados benignos suelen oscilar entre un tono marrón muy claro y un tono marrón oscuro, a veces con variaciones de color dentro del mismo lunar, pero que nos resultan familiares, lo recordamos así “desde hace muchos años”. A veces, con el tiempo, se van aclarando. En el melanoma nodular nos podemos encontrar con casos muy pigmentados, de tonalidad azul muy oscura o negra. Cuando tienen muy poco pigmento su tonalidad puede ser sonrosada y muy viva, por su gran vascularización. No es raro, por ello, su sangrado ocasional. Su color por todo ello es fácil que nos llame la atención, con la certeza de que o eso pocos meses antes no era así o eso pocos meses antes no estaba ahí. Entonces la alarma sí está justificada (aunque sin olvidar que hay otras lesiones nodulares parecidas mucho más frecuentes y menos problemáticas, pero eso ya deberá valorarlo el dermatólogo).

Si en una autoevaluación de su piel o con la ayuda de algún familiar uno descubre una lesión así, lo correcto es consultar de forma inmediata. Lo ideal es la consulta presencial, pero si ahora sólo dispusiéramos de la opción de la teledermatología (o por mail o por whatsapp), aprovechémosla. La imagen fotográfica que podamos enviar al dermatólogo no siempre resultará diagnóstica, pero en muchas ocasiones permitirá orientar correctamente el manejo de la situación. Bien para tranquilizarle, indicándole claramente que aquello es otra cosa (un lunar dérmico, un angioma, un epitelioma basocelular, una queratosis seborreica, etc.) o bien para urgirle a efectuar una consulta presencial y eventual extirpación, si la posibilidad de melanoma nodular no puede descartarse del todo. La dermatoscopia, por supuesto, nos ofrece una precisión diagnóstica que no podemos alcanzar con simples imágenes clínicas de la lesión. Pero eso no quiere decir que en muchos casos una buena imagen clínica de la lesión no pueda ya ser de utilidad para un dermatólogo con experiencia en este tipo de lesiones.

Y conviene insistir, para tranquilidad de todos en estos momentos, en que el melanoma nodular es la forma menos frecuente de melanoma. Ahora bien, si uno tiene la mala suerte de toparse de cara con uno de ellos (o con algo que se le parezca), en su propia piel, es muy importante que tenga la información suficiente como para darse cuenta de que eso puede ser un problema y que exige consultarlo sin demora. Con confinamiento domiciliario, y también sin él. En melanoma el diagnóstico precoz siempre salva vidas, tanto si es nodular como si no.





www.clinicadermatologicainternacional.com

Comentarios

Entradas populares